x 
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Últimos Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscríbete

Hidratación de la piel tras el verano

Hidratación de la piel tras el verano

El verano es la época del año en la que nuestra piel se encuentra más expuesta a todo tipo de agresiones externas. Las radiaciones solares, la sal de la playa, el cloro de la piscina e incluso el abuso de determinadas lociones protectoras resienten nuestra piel y disminuyen su nivel de hidratación. Ahora que septiembre está a la vuelta de la esquina, conviene tener muy presentes las prácticas que debemos llevar a cabo para reparar el tejido cutáneo. Si eres uno de tantos que con el regreso a la rutina es consciente de los excesos que los meses estivales y sus efectos sobre tu aspecto, hoy vamos a hablar de los mejores técnicas para hidratar la piel tras el verano.

Renovación celular de la piel

La pérdida de hidratación en las capas superficiales de la piel provoca sequedades y surcos que dan forma a una textura escamada y poco uniforme. La respuesta inmediata de la mayoría de las personas ante esta situación es aplicar una loción hidratante para reparar el tejido. Si bien esto es una buena práctica, muchas veces pasamos por alto que antes de rehidratar la piel es necesario renovar las células, eliminando las impurezas y restos que se hayan acumulado en la capa superficial de la piel

La renovación celular puede llevarse a cabo tanto en cara como en cuerpo, pero para que tenga efecto en el área facial es necesario aplicar previamente un producto desmaquillante. Los serum con efecto peeling son ideales para arrastrar todas las células muertas y la suciedad de la piel, despejando además los poros para que se puedan oxigenar debidamente. Para conseguir una purificación total podemos ayudarnos de una mascarilla con acción remineralizaste y una leche corporal para concluir con una sensación suave y agradable al tacto. Finalizado este proceso ya podemos pasar a rehidratar nuestra piel con total seguridad.

Hidratación de la pies

Una de las zonas más delicadas del cuerpo son los pies, en concreto la planta y la piel localizada entre los dedos. El andar descalzo por la arena y la constante exposición a sal y cloro resecan muchísimo los pies, lo que además de grietas y fisuras puede dar lugar a serias infecciones.

Para tratar las durezas y sequedades de los pies no hay nada mejor que comenzar con un baño de leche o agua micelar para ablandar el tejido y reducir el grosor de las grietas. A continuación, podemos aplicar un producto exfoliante para oxigenar las partes más escondidas del piel y retirarlo con agua templada. Por último, para rehidratar toda el área debemos empelar una crema hidratante y extenderla uniformemente por todo el pie, prestando atención a los espacios entre los dedos y al talón.

Es importante que durante los primeros días tengamos cuidado al salir de la ducha y sequemos muy bien toda el área para que las grietas no vuelvan a abrirse. Si es precio podemos emplear cremas reparados especificas para tratar aberturas que, además de incluir propiedades hidratantes, son muy útiles a la hora de cerrar sequedades y heridas.

Rehidratación del cuerpo y la cara

Habiendo renovado las células de la piel y tratado los delicados pies, podemos pasar al resto del cuerpo. Cuando se trata de recuperar la hidratación de la piel después del verano hay que considerar que el sol y el cloro incrementan el envejecimiento progresivo del tejido, especialmente las radiaciones solares, provocando un efecto conocido como fotoenvejecimiento.

Por esta razón deberás emplear cremas y productos que no solo te ayuden a recuperar los niveles de hidratación adecuados, sino también a combatir las manchas, arrugas y todo tipo de signos derivados de la exposición al sol y otros agentes externos como el agua del mar. La mayoría de estas cremas suelen aplicarse después de la ducha, cuando la piel está seca pero todavía conserva algo de humedad, de esta forma se absorberá con mayor facilidad.

En otras ocasiones los estragos en la piel tardan más en aparecer ya que son el resultado de un cambio brusco de temperatura o de humedad en el ambiente, siendo las escamas y grietas los síntomas más evidentes. El mercado de parafarmacia también cuenta con varios productos especializados en el tratamiento y la rehidratación para estos casos.

Ahora que sabes la dinámica que debes seguir de vuelta a la rutina no tendrás ningún problema para hidratar tu piel tras el verano. Recuerda que consumir agua es un aspecto clave para garantizar la correcta hidratación de todo el cuerpo.

Valora este artículo del blog:
0
Vitaminas para fortalecer las defensas
Niños: ¿cepillar los dientes desde qué edad?

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Boletín

Menu Offcanvas

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.