x 
Espera un minuto, mientras que estamos haciendo el calendario

Últimos Comentarios

Sin comentarios todavía.

Suscríbete

Dieta para después de la cuarentena

Dieta para después de la cuarentena

Gracias al trabajo de nuestros profesionales sanitarios y al esfuerzo de todos cumpliendo con el confinamiento la vuelta a la normalidad está cada vez más cerca.

Las sucesivas fases de desescalada nos están permitiendo recuperar actividades como los paseos matutinos y el ejercicio al aire libre, prácticas fundamentales para mantener la figura y disfrutar de un estilo de vida saludable. Sin embargo, han sido cerca de dos meses de cuarentena estricta en la que es posible que hayamos adoptado ciertos hábitos alimenticios perjudiciales. El aburrimiento, la ansiedad y la monotonía han llevado a más de uno a asaltar la nevera más de lo necesario, y a incrementar la cantidad diaria de calorías ingeridas.

Aprovechando que la luz al final del túnel empieza a vislumbrarse, hoy vamos a hablar de algunas ideas para mantener una dieta equilibrada tras la cuarentena.

Evita los picoteos a destiempo

Nos hemos pasado cerca de siete semanas de confinamiento sin poder salir de casa salvo para lo más imprescindible. Durante este tiempo hemos teletrabajado, nos hemos puesto al día con nuestra series y, por supuesto, hemos comido fuera del horario habitual. Nuestro estómago y nuestra cerebro se han acostumbrado a que nos dejemos llevar por las tentaciones, pero ahora que todo está volviendo a ser como antes, ya no tenemos excusa para seguir picoteando entre horas.

La mejor forma de combatir el picoteo es estar al corriente de lo que vamos a comer cada día. Si disponemos de un calendario de comidas estaremos menos expuestos a que las improvisaciones de última hora nos puedan dejar con hambre durante el resto del día. Se trata de un sistema muy sencillo de aplicar pero que en la mayoría de las ocasiones solemos ignorar por pereza o falta de tiempo. ¿Cuántas veces nos hemos levantado y hemos desayunado lo primero que hemos visto para no entrar tarde a trabajar? Eso lleva a que durante el descanso de media mañana no nos limitemos a una pieza de fruta, sino que nos metamos entre pecho y espalda algún bollo y un par de galletas con el café.

Hidrátate con frecuencia

Consumir los dos litros de agua diarios que recomiendan los nutricionistas es otro método muy efecto para recuperar el apetito habitual y empezar con nuestra dieta tras la cuarentena. Mantener unos niveles adecuados de hidratación no solo influye en el correcto funcionamiento del cuerpo, sino que es una pieza clave en cualquier dieta equilibrada. Los mecanismos cerebrales que activan el hambre y la sed a veces pueden confundirse en situaciones de estrés o ansiedad, y eso provoca que empecemos a introducir alimentos sólidos en el organismo cuando lo que en realidad nos está indicando es que necesita agua.

Despídete de los dulces y salados

Esto puede parecer una obviedad si estamos hablando de dietas equilibradas y hábitos saludables, pero vamos a explicarte por qué es tan importante no abusar de este tipo de alimentos, más allá del aporte calórico que tienen. El azúcar, especialmente el refinado, tiene propiedades adictivas, y cuanto más consumamos, mayor cantidad de alimentos dulces que acabaremos ingiriendo. Esta es la razón por la cual durante el confinamiento no podíamos comernos una sola onza de chocolate, siempre teníamos que acabar con media tableta.

En el caso de los alimentos salados como las patatas fritas, ganchitos y otros aperitivos ocurre algo parecido, pero en este caso va más enfocado a la sed que en el cuerpo. Cualquier comida con alta concentración de sal no solo resulta apetecible y entra con facilidad, sino que al cabo del tiempo produce una imparable necesidad de hidratación. Por este motivo, aquellas palomitas con mantequilla que nos preparamos para ver una película a media tarde terminan siendo nuestra última comida del día, porque posteriormente bebimos tal cantidad de agua o refresco que acabamos con el estómago lleno.

La fruta es el mejor snack

Por mucha fuera de voluntad que tengamos, tarde o temprano acabaremos sucumbiendo a las tentaciones. Cuando tengas la imperiosa necesidad de deleitarte con algún dulce, intenta echar mano de la golosina de la naturaleza. Las frutas son el sustituto ideal para los aperitivos dulces, y nada mejor que llevarse a la boca una buena rodaja de melón o unas fresas mezcladas con yogurt natural en lugar de una palmera de chocolate.

Tampoco en necesario estancarse en las frutas para conseguir disfrutar de un snack saludable. La próxima vez que vayas a pasar la tarde disfrutando tu serie favorita, en lugar de abrir una bolsa de patatas fritas, trocea unas zanahorias en tiras para untar en humus. No solo estarás evitando la ingesta de grasas saturadas, sino que evitarás esa intensa sensación de deshidratación y podrás cenar tranquilamente cuando llegue el momento.

En nuestra dieta para después de la cuarentena será imprescindible decir adiós al picoteo a destiempo. Por supuesto, también tocará despedirse de todos los alimentos sobresaturados que hemos estado consumiendo día sí día también. Los hemos consumido en exceso a lo largo de las últimas semanas, por lo que ahora que las restricciones empiezan a ser más relajadas y podemos salir a la calle para hacer ejercicio, es el momento ideal para empezar a comer una mayor cantidad de verduras, legumbres, hortalizas, frutas y pescado para así reducir los hidratos de carbono y grasas de origen animal.

Valora este artículo del blog:
0
Anticelulíticos: ¿son efectivos?
Fotoprotección en entornos urbanos

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.

Boletín

Menu Offcanvas

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.